15 abril 2009

Comentario comiquero 2 / Comentario peliculero 16: Watchmen


Título: Watchmen (Watchmen)
Guión: Alan Moore
Dibujo: Dave Gibbons
Extensión: 12 números de 32 páginas.
Editorial: Norma Editorial.

Puntuación personal: 11/10

Han pasado 20 años desde que se publicara la miniserie de 12 números “Watchmen” hasta que un director lograra llevarla al cine. La obra de Alan Moore y Dave Gibbons ha conseguido con el tiempo el calificativo de obra maestra del cómic. La película de Zack Snyder pretendía llevar a la gran pantalla y a todo el público alejado de los cómics la grandiosidad de esta historia, conseguir un éxito similar a su homónima de papel, y un montón de billetes para su cartera, de paso. Pero, ¿lo ha conseguido? ¿Es la película un fiel reflejo de su antecesora? ¿Es Watchmen la mejor novela gráfica de todos los tiempos? Y por último, ¿quién coño vigila a los vigilantes?


“ESTA CIUDAD ME TEME”


Si hablamos de cómics que han hecho historia, Watchmen aparecería entre los primeros. El guionista Alan Moore ha sido reconocido por lectores de todo el mundo como uno de los mejores. Y esta historia es, probablemente, su obra magna. Pero, ¿es la mejor novela gráfica de la historia? Pues no lo sé. Sólo sé que es la mejor que he leído.


La primera página del cómic. Te esperan doce números cojonudos


En Watchmen, todo se coordina, encaja y articula como el mecanismo de un reloj. Y este símil no es casual, ya que en muchísimas ocasiones la propia historia hace referencia a los relojes y su mecanismo. Todos los detalles son importantes, y Alan Moore es un maestro a la hora de hacer historias complejas pero que (casi nunca) dejan cabos sueltos. Desde la trama principal hasta las muchas líneas argumentales secundarias, que dan complejidad y un trasfondo a todos los personajes, protagonistas o no, así como pequeñas historias que complementan el cómic general, a modo de metáforas de la trama principal que hemos mencionado; todo en el mundo de Watchmen forma un bonito mecanismo relojero que da verdadero gusto explorar.

Pero vayamos punto por punto.


LA HISTORIA


En primer lugar, ¿qué nos cuenta Watchmen? La historia trascurre en unos ficticios años 80, en una versión oscura y retorcida del mundo tal y como lo conocemos actualmente. Es una época alejada de los años dorados de los grandes héroes vestidos con mallas y sus grandes villanos. Los pocos que aún viven lo hacen sin salir a combatir el crimen como hicieron en su día, debido a una ley gubernamental que prohibe sus actividades. Pero el misterioso asesinato de uno de ellos sacará de las sombras a Rorschach, el último héroe en activo, que irá tirando del hilo para descubrir una extraña conspiración que quiere eliminar a todos los antiguos superhéroes.



A lo largo de esta trama, Moore plasma dos reflexiones: una referente al miedo y confusión de una población asolada por la Guerra Fría y el temor a la muerte y lo desconocido; y otra referente al verdadero papel de un superhéroe en dicha sociedad.


LOS PERSONAJES



Watchmen cuenta con un gran abanico de grandes personajes, tanto protagonistas como secundarios. Todos, a su modo, son importantes y especiales. Pero haremos especial hincapié en aquellos que resaltan en la historia, el grupo de seis “vigilantes” más populares. Juntos forman un clásico esquema de “supergrupo” al que hacen homenaje o parodia, y a la vez, aportan una nueva visión al esteriotipo que representan:


  • Rorschach es el último vigilante en activo y un detective suspicaz y desconfiado. Su particular visión del mundo y de los conceptos de bien y mal en la sociedad hacen que parezca un paranoico a ojos de sus compañeros… y extremadamente peligroso a ojos de los delincuentes. Su obsesión por la corrupción que impera en la calles de su ciudad le llevó a ignorar la ley y seguir castigando el mal como un fugitivo. Rorschach representa al elemento misterioso y calculador de un supergrupo, al cuál sus estrictos ideales le llevan a vivir al margen de la ley que trata de proteger, como The Question (en el que está claramente inspirado).


  • El Dr. Manhattan, también conocido como John Osterman es un ser de poder sin límite. Su percepción del espacio o del tiempo es totalmente diferente a la de un ser humano: para él, todo acontecimiento, pasado, presente o futuro, está pasando simultáneamente, de la misma manera que se encuentra en todos los lugares a la vez. Es debido a esa ilimitada percepción de la realidad que John no pueda apreciar como un ser humano normal conceptos como la vida o la muerte. Al fin y al cabo, todo no es más que un conjunto de átomos. El Dr. Manhattan representa al héroe superpoderoso capaz de hacerlo todo, como Superman o Green Lantern, pero despojado en cierta manera de su humanidad, al verse de alguna forma por encima de ella.


  • Laurie Juspeczyk, en el pasado conocida como Espectro de Seda, es la actual pareja del Dr. Manhattan. Heredó de su madre tanto su carrera como su nombre de heroína. Aunque no estaba muy segura de querer seguir sus pasos, acabó usando el atrevido disfraz para unirse al resto de vigilantes antes de que el gobierno les hiciera retirarse. Como en todo grupo que se precie, Laurie desempeña el papel de la heroína, como Wonder Woman, Canario Negro y otras justicieras.


  • El Búho Nocturno, cuya identidad secreta es Dan Dreiberg, fue un vigilante que, inspirado por el Búho Nocturno original, Hollis Mason, usaba su dinero y tecnología para combatir el crimen. Durante años Dan idealizó la idea de ser un superhéroe, como una vida llena de aventuras, y llegó a formar equipo con el extraño Rorschach, pero con el tiempo su mundo ideal acabó por venirse abajo. Tras su retirada forzosa, Dan vive la vida de un jubilado, recordando viejos tiempos con Hollis y añorando a veces la emoción de ser un gran héroe. EL Búho Nocturno toma su inspiración en los héroes que suplen su falta de poderes con la tecnología, como hicieron Batman, Blue Bettle o Iron Man.


  • Adrian Veidt es un rico filántropo que siguiendo las hazañas de su ídolo Alejandro Magno, dedicó su vida a hacer del mundo un lugar mejor: primero, bajo el nombre de Ozymandias, el hombre más listo del mundo, y más tarde, dedicando su inmensa fortuna y su empresa a realizar actos e investigaciones por el bien de la humanidad. Seguro de que no tenía nada que esconder ni de que temer, fue el primer héroe enmascarado que reveló su identidad al público. Veidt representa muchos aspectos de otros héroes sin aparentes defectos que dedican su vida al bien de manera desinteresada, convirtiéndose en líderes perfectos, como Superman o el Capitán América.


  • El Comediante fue en su juventud uno de los primeros justicieros enmascarados. Su carácter cínico y egoísta, así como sus acciones violentas y sádicas le hizo ganarse la enemistad de muchos de sus antiguos compañeros. Cuando el gobierno prohibió la actividad justiciera, el Comediante pasó a ser un agente del gobierno en misiones especiales: justo aquellas en las que la falta de moral eran esenciales para realizarse. Su misterioso asesinato es lo que moverá al enmascarado Rorschach a investigarle. El Comediante representa al último eslabón de un supergrupo, el del héroe violento y de intenciones más discutibles, como el Castigador.


LOS RELATOS DEL NAVIO NEGRO


Una gran característica que posee Watchmen es como intercala tramas secundarias a la historia, para formar una obra completa. Una de las más llamativas es la aparición de “Los relatos del navío negro”, una historieta de piratas inmersa a su vez en el propio cómic, y que se desarrolla de manera paralela a la trama general. Cuenta la historia de un desesperado naufrago que trata de llegar a su hogar antes de que se cometa una terrible masacre. Sola, de por sí, es una gran historia. Pero si la comparamos con el argumento general de Watchmen, poco a poco iremos viendo una similitud metafórica entre ambas tramas, llegando a la conclusión de que Alan Moore, lo mires por donde lo mires, es el puto amo.


Dos viñetas de "Los relatos del Navío Negro", parte que no se incluyó en la película, pero que se hizo en formato de dibujos animados


MÁS ALLÁ DEL GUIÓN


Watchmen está cuidado incluso en su estructura, la manera de colocar las viñetas y encuadres, y como no, en el dibujo de Dave Gibbons. Todas las páginas se componen de tres filas de tres viñetas cada una, pudiendo fusionarlas para formar viñetas dobles o triples, dando una sensación de continuidad en la estructura de todo el cómic. Además, con este formato, el señor Moore juega con las viñetas, formando, por ejemplo, páginas totalmente simétricas a lo largo de capítulos enteros y otros efectos.



“ALGO ALTERA LOS TAQUIONES…”


Pero poco más quiero o puedo decir. Watchmen no se cuenta. Es mejor vivirlo. Así que ve a comprarlo ahora mismo. Gana cada vez que la lees. Es sin duda alguna, una obra maestra de su género, casi irrepetible. Si aún no la has leído, es hora de que conozcas quién vigila a los vigilantes.


Y si lo tuyo no es leer, siempre puedes optar por la película… pero creo que estarías cometiendo un error.



WATCHMEN: LA PELÍCULA


Título: Watchmen (Watchmen)
Año: 2009
Director: Zack Snyder
Género: Acción, Ciencia Ficción, Fantasía
Intérpretes: Malin Akerman (Laurie Jupiter/Espectro de Seda II), Billy Crudup (Jon Osterman/Dr. Manhattan), Matthew Goode (Adrian Veidt/Ozymandias), Carla Gugino (Sally Jupiter/Espectro de Seda), Jackie Earle Haley (Walter Kovacs/Rorschach), Jeffrey Dean Morgan (Edward Blake/El Comediante), Patrick Wilson (Dan Dreiberg/Búho Nocturno II)
Guión: David Hayter y Alex Tse, basada en la obra de Alan Moore y Dave Gibbons.
Duración: 163 min.

Puntuación personal: 7,5/10

Teniendo en cuenta la complejidad y extensión de la obra en la que se basa, realizar una película de Watchmen era una tarea titánica. Un calco tal cuál de la historia hubiese sido una completa locura, nadie hubiese aguantado en el cine las muchas horas de cinta que hubiesen salido. Por eso la adaptación de Watchmen no trata de abarcar algo inabarcable, reduce las tramas secundarias, hasta el punto de que, por mucho que me pese, el espíritu de la obra original queda insignificante.


El Búho Nocturno mira con mucho interés algo que el recluso le enseña feliz


¿Es una buena adaptación? Sí, lo es, al menos en lo esencial de la historia, y un regalo para los ojos en cuanto a su espectacularidad y fidelidad visual. Sin embrago, en su deseo de llevar el cómic tal cuál a la gran pantalla, Zack Snyder no ha visto que un gran elenco de maquillaje y efectos especiales no suple la falta de ritmo en una trama, que de puro compleja, se hace lenta y aburrida en ocasiones al “comérsela” toda de golpe.


¿Quién watchea a los watcheadores?


¿Alcanza Watchmen, por tanto, la revolución que despertó su homónimo de papel? En absoluto. En primer lugar, por lo ya dicho: es lenta y densa por momentos, en especial para aquellos que desconocen ese mundo. Y en segundo, porque Watchmen se ha vendido como lo que no es. Viendo los anuncios en televisión o los trailers en el cine, veía una película totalmente diferente, llena de acción y explosiones. Unos X-Men. Y eso es, desgraciadamente, lo que la gente iba buscando al acudir a ver Watchmen. La sorpresa llegaría cuando una película plagada de diálogos densos, de ideas “profundas” y apenas unas pocas (e inexplicables y sosas) escenas de acción. ¿Es culpa del público por no saber apreciar algo diferente? ¿Es culpa de la productora por vender lo que no tiene? Unos dicen una cosa, otros otra.


Todo el mundo quiere ser Rorschach


Sin embargo, en medio de toda esta confusión, la película cuenta con aspectos realmente magníficos. Me encantó la banda sonora. Aunque ha sido muy criticada, creo que todas las canciones cumplen maravillosamente su función, en especial SPOILER “The sound of silent” en el funeral del Comediante, el cojonudo Bob Dylan en los créditos iniciales, y la punkera versión de “Desolation Row” de My Chemical Romance en la escena final, junto a la voz de Rorschach. FIN DEL SPOILER. Me parecieron soberbios los créditos iniciales, a modo de fotografías en movimiento, repasando toda la historia anterior al momento en el que nos encontramos (y que se aprecian muchísimo mejor tras haber leído el cómic). También disfruté de la actuación de Jackie Earle Haley como Rorschach y de Patrick Wilson como el Búho Nocturno. No puedo decir lo mismo de Mathew Goode, que me pareció una nefasta elección como Ozymandias, sin duda el peor plasmado de la película.


Watchmen, a lo Batman de los 60


Y puestos a hablar de cosas malas SPOILER que alguien me explique por qué cojones unos hombres sin poderes son capaces de romper paredes con sus puños desnudos, tal y como hacen el Comediante y Ozy en la primera escena, o la inexplicable y explicita escena de sexo entre el Búho Nocturno y Espectro de Seda. FIN DEL SPOILER.


No, no se ha quivocado y se ha metido a ver "Movida en el Roxbury". Sigue siendo Watchmen


En definitiva, Watchmen no es una mala película. Es larga, es densa, pero aún así, totalmente “disfrutable”. Pero ante el trabajo que ha hecho Zack Snyder, una cosa sí está muy clara: es un regalo, un homenaje y una dedicación a los fans del cómic. Pero no para el resto de los mundanos.


3 comentarios:

HighEntomologist+ dijo...

Es una película magnífica, pero me ha llevado algo de tiempo digerirla...
Desde luego tenías razón en que la han vendido como algo que no es... Yo casi me esperaba un X-Men de los de toda la vida, con algo de épica y buen argumento.

Cynthiah Cohen dijo...

El comic, estoy de acuerdo contigo, es el mejor que he leido jamas, las historias e incluso las frases encajan a la perfeccion. La pelicula a mi me encanto, aunque a veces se me hacia algo pesada, pero solo durante unos segundos...

La banda sonora es GENIAL, asi comos los creditos de inicio, maravillosos.

Me acabo de descargar la "subpelicula" Relatos del navio negro..y la vere ahora. A ver que tal!

El Zorrocloco dijo...

Yo creo que sí, que la gente se esperaba los X-Men, porque vi cada cara cuando salí del cine...

Curiosamente lo único que comentaba la gente era lo de la p**la del Manhattan, como si nunca hubieran visto una...

A mí también me pasó lo de ver a Ozymandias y pensar "y este pipiolo?" XDDD Y lo de las paredes fue una pasada, en efecto. Pero aún así, no deja mal sabor de boca (aunque eché en falta el final original, la verdad^^)