23 mayo 2011

Un año desde que dejamos la isla

Si no has visto Perdidos y tienes intención, mejor que no sigas leyendo. Básicamente hablamos del final.

Hoy, justo hace un año, Perdidos llegó a su fin. ¿Y quién se acuerda ya? El polémico y poco satisfactorio final para muchos fans de la serie la condenó a un olvido mucho más prematuro. Fueron casi seis años de expectación y emociones, pero el destino final no acompañó como se esperaba. Miles de personas clamaban por explicaciones a los muchos misterios que envolvían la trama, y muy pocos fueron satisfechos con claridad.

He de decir que yo fui uno de los pocos a los que le gustó el final. Primero, y seguramente muy influido por eso, porque no fui uno de los primeros seguidores, que estuvieron allí desde la primera temporada y que esperaron años pacientemente su final. Vi cinco temporadas casi del tirón, en unos pocos meses, y alcancé a la emisión real a mediados de la sexta y última temporada. Puede que si hubiese estado seis años en busca de respuestas, la decepción hubiese sido mayor. Por otro lado, me gustó porque soy de los que creó un vínculo especial con los personajes, que tan buenos momentos me habían hecho pasar. Tenía especial cariño por varios, como Sawyer, Sun, Yin o Hugo, y especial asco por otros, como Kate, pero ninguno me dejaba indiferente del todo. Por eso, supe apreciar un final que no dejaba de ser una recompensa para todos ellos. Seis años de penurias, para por fin, alcanzar un remanso de paz y felicidad. Es lo que hubieses deseado para un amigo.

Foto Tuenti de tus colegas
Y puede que el final de Perdidos me cayera en gracia también por ser algo que no satisfacía a todos. Muchos de mis amigos y conocidos me comentaban que se centran en explicar algo que es totalmente irrelevante (como la línea temporal alternativa) y obvian lo que de verdad importaba: la isla. Querían un final en el que se explicase de manera clara y rotunda, sin dejar nada a la imaginación del espectador. Reconozco que las dos excusas principales que ponen los guionistas y sus defensores son muy pobres: explicarlo todo no hubiese satisfecho a todo el mundo, porque a unos les hubiese gustado la explicación y otros no. Sí, pero al menos les callabas la boca. Por otro lado, muchos opinan que lo bueno de Perdidos es el viaje, no el destino. Es cierto, pero no es excusa tampoco. Yo disfruto viajando, pero no me vuelvo nada más llegar. Todos estos argumentos y excusas eran motivo de debate y discusión en los días siguientes a la emisión del último capítulo de la serie, y me gustaba participar en ellos. Y fue así como acabé cogiendo cariño al incomprendido final.

Si eres de los que quedaron insatisfechos, lo entiendo y respeto. Pero por favor, no bases tu decepción en un malentendido. Otra de las discusiones que tuve que mantener (y que sigo manteniendo hoy en día si surge el tema) es que mucha gente echa pestes del final porque no lo han entendido. Y esto va también por aquellos que aseguran que "hay diferentes interpretaciones". NO, no las hay. La explicación está clara, y es solo una:

Nada de que estaban muertos todo el tiempo, ni que en realidad lo de la isla es como un sueño de Jack, ni nada de eso. Lo que ocurre en la isla ocurre DE VERDAD. Jack consigue detener al falso Locke, Desmond vuelve a colocar la piedra en la fuente y consigue parar la destrucción de la isla, Hugo pasa a ser "el nuevo Jacob" y los del avión escapan. La línea temporal paralela que se nos muestra en la sexta temporada es una historia NO REAL que, entre todos, han creado para reunirse de nuevo en "la otra vida". Es decir, cada personaje murió cuando le tocase morir (Jack en la isla, los del avión, Hugo, Ben, etc. morirían cuando fuese, años después de salir de la isla) y una vez muerto, pasó a formar parte de ese "mundo feliz" en el que nunca llegaron a la isla y sus vidas son muy diferentes. Por eso recuerdan acontecimientos de la isla. Porque eso lo vivieron en sus vidas. Una vez todos comprenden que, en realidad, están muertos en esa línea paralela, se reúnen para avanzar juntos a ¿la vida eterna? ¿el cielo?...


Pero, ¿qué pasa con todos los misterios isleños que quedan en el aire? ¿Cómo encaja todo? Eso, amigos mios, me temo que no tiene respuesta impuesta. La respuesta a todos esos enigmas es la que cada uno quiera darles. Por eso, en realidad, no hay un sólo final de Perdidos. Hay uno por cada fan que disfrutó de sus seis temporadas, y que fue elucubrando teorías que explicaban los misterios. Perdidos se sustentaba, entre otras cosas, de las tertulias después de cada capítulo, de los foros y de los seguidores. No sólo has disfrutado de la serie. Has disfrutado de vivirla con otros.

Por mi parte, tengo mis teorías, que me gustaría compartir con vosotros. Insisto en que no son "las definitivas". Son las que a mi me valen, las que forman mi "Perdidos" particular.

¿QUÉ COJONES ES LA ISLA?

Creo que explicarlo sin recurrir a la religión y lo sobrenatural es casi imposible. La isla es el punto de origen de la vida, y la conexión entre el cielo, la tierra y el infierno. La luz central y sus aguas son el poder de la vida pura, el aliento de Dios, llámalo X. En ellas reside no sólo la unión entre los tres "mundos", sino también el poder de mantener viva la misma creación. Por eso es tan importante su protección, las anomalías electromagnéticas que se detectan o que la gente sane o viva al beber de sus aguas.

¿ENTONCES QUE PINTA JACOB EN TODO ESTO?

Jacob no es más que un pobre infeliz elegido para proteger la isla. Es un "campeón" de la vida. A pesar de ser mortal, Jacob tiene en su interior las "características" de Dios: es benévolo, pero deja paso al libre albedrío. Sólo deja que otros participen en la protección de la isla si ellos mismos eligen hacerlo por su propia decisión, sin influencias y sin que tengan motivos ocultos y personales en ello. Este supuesto papel de "ángel protector" se supone que va pasando de mortal a mortal desde siempre.

¿Y EL HUMO NEGRO?

El humo negro es la contrapartida de Jacob. Al igual que Jacob representa a "Dios" y su libre albedrío, su hermano tiene las características del Diablo: no se contenta con vivir en la isla, se cuestiona "la creación", quiere ir más allá del "poder de Dios" y salir de su prisión. Es persuasivo y manipulador. Y toma su lucha con Jacob como algo parecido a un juego, en el que demuestra que todo el mundo es corrompible. La explicación de cómo pasa de ser un humano a un monstruo de humo solo consigo verla como que, al caer su cuerpo recien muerto a la "fuente de la vida", lo que perdura es su... llamémosle "alma", que conserva su rencor en vida.

La visión de Jacob y su hermano como la lucha entre Dios y el Diablo explica también que no puedan matarse el uno al otro, sino que tengan que "eliminarse" a través de los "creyentes". Por ese mismo motivo, Jacob sólo quiere contener a su hermano y proteger la isla, y no matarle.

¿Y QUÉ PASA CON LA GENTE MUERTA?

Cómo ya he dicho, la isla es un punto intermedio entre el cielo y el infierno. No es descabellado pensar que las almas pasan por allí antes de ir a un sitio u a otro.

Estas cosas me responden a enigma más gordo de la serie. Ahora, no hay por dónde coger todos los pequeños misterios que se van dejando al aire durante la serie. ¿Por qué no se puede parir en la isla? ¿Qué coño quiere Whitmore? ¿Y que pasa con Walt? Hay muchos cabos sueltos que no me he querido parar a pensar y encajar.



¿Hay alguna teoría correcta? Todas las son. Mientras encaje con las pequeñas piezas del puzzle que nos fueron dando, ¿por qué iba a estar mal? Que cada uno construya sus propias piezas perdidas, y forme la imagen completa y final de lo que ha sido un fenómeno televisivo y una gran serie. Gracias, Lost.

Namaste.

2 comentarios:

Cynthia Bagué dijo...

Lo cierto es que yo ya me lo olia todo...esta segura de que algunas cosas eran reales, otras no...pero por ejemplo, dejaron sin resolver lo de los supuestos poderes de Walt, que eso a mi me tenia en vilo!! jajajaja

Ay...como les echo de menos! Recuerdo que el ultimo capitulo lo vi a las 6 de la mañana, tras haber engullido la mitad de la ultima temporada esa misma noche, lagrimilla y todo jajajaja

Carlos dijo...

Hombre a mi el final también me gusto bastante pero eso de que dejaran tantas cosas en el aire no me pareció muy bueno. No digo que tuvieran que resolver todo pero algo.